La mujer que habita…

Le canto a la niña que duerme
entre mis cejas,
y entre sueños de utópicas ciudades
y miedos infernales
se desvela.
A la mujer antorcha
de mis ojos centelleantes,
a esa que risueña juega
en mis cabellos galopantes,
la de mis brazos,
la de mis piernas,
la que teje hipiles de oro y plata
con mis venas.

A la poetiza loca
que baila entre mis manos,
a la guerrera descalza
que dirige mis pasos,
la que nace cuando río,
la que muere entre mis llantos,
la que corriendo escapa
entre mis gritos
desesperados.

Soy mujer de lienzo,
mujer de piedra,
mujer de mística filosofía
y etérea,
mujer loca!
perversa!
desquiciada!
la errante caminante
entre letras desenfrenadas,
silueta de los ritos oscuros,
iluminada.

Le canto a la mujer que habita
en mi piel,
en mis labios,
el suspiro que brota fulminante
en cada orgasmo,
la mujer erótica, desnuda
escondida entre mis sexos,
y difuminada en cada húmedo beso,
se vuelve verso.

El fuego no la quema,
la luna la idolatra,
le canto a la mujer que en mis adentros,
encarnada
en un eterno verso de amor,
danza, danza y danza,
apasionada.

fb_img_1477504598081