Renacimiento

Nací, y otra vez y a partir…

Sigo naciendo a cada equinoccio, a cada solsticio,

a cada tiempo se renueva esta piel de áspera corteza

y recobra su místico brillo de ámbar.

Nací, en un principio,

del bautismo cristiano que no pudo ser

y del otro que fue en aguas de rio pedregosas

en las afueras de la ciudad de los santos,

los mismos

que ahora penden orgullosos de mi cuello.

Nací, y otra vez y a partir…

Sigo naciendo a cada luna llena, a cada tormenta

a cada página que leo y a cada otra que escribo

reinventandome en/o historias ajenas,

acertijos,

buscando siempre

la ignota causa primera de mi unidad universal.

Nací sin pretenderlo

un día

del verso mas desesperado de Neruda,

de la rosa mas fragante del milagro

de Ibarbourou,

de la sonrisa pagana de Hipatia,

de una principesca imagen de melancolía

en Sonatina,

de el Quijote y su lúcida locura,

y

del mas onirico delirio de Exupéry.

Sigo naciendo, sin detenerme,

mutando,

a ratos consciente y en otros, pareciera que dormido,

en piel de serpiente,

ave, cocodrilo,

poesía

o metal.

Y otra vez y a partir…

Sigo naciendo libre y con rima,

fluyo del verso y el universo me aproxima

a la formula etérea y por de más arbitraria

de mi creación inmaterial.

Porque antes fuí roca,

y ahora

una quimera

con largos brazos como puentes

o ríos

sobre los que cruzan mis fantasmas,

todo lo que fuí, lo que soy

y la única certeza de lo que un día

seré,

la palabra escrita.

13aa7457fa253ecc1d7a8e01a9bcdd62

Huesitos de pollo

Acurrucada en mis pies, te duermes serena
pero oscuras tus artes y en mi panza despiertas,
no soy acaso de ti tu almohada predilecta?
por que me castigas entonces con tu indiferencia
y lenta te levantas, mi niña ¡despierta!

Pareces flotar con tus patitas de algodón,
de un mueble a otro saltas cual rayo veloz,
pero nunca te cansas nubecilla ruidosa
y exiges cual reina mi atención, caprichosa.

Me enojo, te escondes, taimada regresas
oscuras tus artes y de un brinco me contentas,
aveces me pregunto si realmente me quieres
o son tantos cariños el pago a mis deberes?

Corro, me persigues, te grito y me ladras
te estiro la cola y te jalo las patas
el día languidece y juntos dormitamos
yo en la mecedora, tu en mi regazo.

Eres de mi vida, su altanera dueña
mis manos tu peine y por cuna mis piernas
te aprieto a mi pecho, me comes a besos
como no escribirte ¡mi niña! estos versos.

Para ti son mis cantos que te saben a arrullo
mis breves corajes, mis desvelos nocturnos,
todas mis almohadas y caricias constantes
el sol de las mañanas, la brisa de las tardes.

Por si fuera poco y no menos importante,
te doy mi paciencia ¡mira que es bastante!
también de mi sonrisa te guardo su miel
y estos ojos, que lo sabes, te saben querer
y por ultimo, mi niña, y si te portas bien,
huesitos de pollo al atardecer.

15036628_1297964406937648_5171953178132783415_n

Solo quiero bailar!

La calle se larga luminosa
y promiscua se arquea indecorosa
a la altura del teatro y mas allá,
una sonrisa se esgrime tentadora
y un par de ojos me guiñan a la sombra
pero yo, solo quiero bailar.

La muchedumbre se arremolina
intoxicada de expectativas
en las esquinas, los restaurantes
tlac tlac tlac, los tacones parlantes
pantalones ajustados, miradas furtivas
romances audaces que solo brillan
cual estrellas fugaces
el cruce de una calle y nada mas.

Una puerta y un custodio
guardando una torre de mármoles y oros
en la esquina de Boylston y Pine st.
entro sigiloso, a paso firme y tormentoso
mas guiños, mas sonrisas
tactos que saben a brisa, y algo mas
pero nada me detiene y subo de prisa
y en la cumbre de la torre, la pista!
y yo… solo quiero bailar.

3d931a3b625c6eab96a1cff557529559

Mi cuerpo de agua

Mi cuerpo de agua

Se evapora con la brisa

Se condensa, se acumula

Cae del cielo en lagrimitas.

Corre libre por los ríos

Cascadas y raudales

Duerme entre los lagos

Y juega en manantiales.

Ya cansado de viajar

Impaciente en tierras bajas

Se filtra sigiloso

A descansar en aguas calmas.

Poema seleccionada como parte de la colección “Your body of water” Poetry on busses 2017. En el que aparecerá tanto en portal digital cómo en un transporte publico de la ciudad de Seattle, WA.

image001

Soy mi laberinto

Morenos
fueron concebidos mis paisajes,
y altivas
se alzaron mis vertientes,
castellanas
fluyeron de repente mis ideas
 y mis cabellos
de mil serpientes.
Nací de la hoguera
ancestral de mis demonios
sin la encarnecida vestidura de mi cuerpo,
cubierto fue entonces de alabastro
mi sistema,
de polvo cósmico mi centro,
de mármoles y piedras, oros y blasfemias
en rito ceremonial
mi sacramento.
Soy…
los ojos
náufragos de mi padre
y de mi madre, su frágil columna,
mis manos son de acuario,
mi ciencia inexacta
y delicada
mi silueta de bruma,
antigua es mi sangre
como antiguas mis letras
se escriben siempre taciturnas,
una y otra vez
mis letras errantes
una y otra vez
se escriben, de nuevo
embriagadas
al amparo de la luna.
Soy mi laberinto,
cambiante, profundo,
cubierto de espejos, cuarteados algunos,
soy trueno de voz
que sentencia maleficios,
¡soy destrucción!
¡fulgor!
¡cataclismo!
una huella humeante,
la llama constante,
mi laberinto me engulle
completo y a versos,
a ratos me escupe y escapo en silencios
pero luego regreso
asustado,
perdido,
mi laberinto me llama
cantando artificios
y me adentro
inconsciente
en su seno boreal.
Morenos
son mis paisajes y altivas
mis vertientes,
castellanas nacen mis ideas
y mis cabellos… de mil serpientes.
cropped-fb_img_1466662049626.jpg

Fruto de la noche…

Soy fruto de la noche por que en ella nací,
y en ella, en un abrazo de nocturno viento moriré.
Soy colibrí de los densos montes y nublados atardeceres
soy serpiente viajera de los caminos empedrados y tierras lodosas
soy helecho que nace del moribundo tronco milenario
no soy ruido, solo el susurro
no soy el agua, soy la corriente
niebla de la mañana
crujir de hoja seca.

Soy el brujo de los cuentos de mar que no terminan,
por que las olas no cesan
las hojas siempre caen
y las estrellas, siempre brillan.

La tierra… reconoce mis huellas
por que piso fuerte en mi andar,
escuchas mis pasos?
soy ese venado que no puedes ver
frondosas las ramas
celosos los árboles
me esconden.

Pero no me oculto del sol
ni me guardo del frío
por que esta piel de cocodrilo
me protege
me transforma
me alimenta
me acaricia.

Soy el noble espíritu del manatí
la pluma que cae al vuelo de la gaviota
no soy la palma, soy la raíz
no soy cuerpo, solo vida
el búho que no duerme
soy… fruto de la noche.

fa4c274a1ba1debe856d6c9899cc8942

 

 

Los gatos…

Se buscan
los gatos
e impacientes
se encuentran
entrelazan sus colas
peludas, inquietas
se acurrucan
se lamen
y nostálgicos de recuerdos
de amores,
e historias
ronronean.

Dormitan entre sueños
de estambres dorados
y realidades adversas
y excitados
se embriagan
de la noche etérea
los callejones los llaman
y curiosos husmean
saltan entre muros
persiguen las estrellas
pero nunca las alcanzan
son tan altas
eternas
que los gatos al verlas
centelleantes…
no parpadean.

Maúllan,
los gatos
lloran de tristeza
les duelen sus patas
de caminar sobre piedras
vidrios y sueños
pero ellos no cesan
siguen, sólo siguen
nocturnos caminantes
observan y observan
si las estrellas altas
siguen brillando
ellos, brillarán con ellas.

3f9dacfbf7133e816bcc50334864edc0