Mi Lengua Nativa

nazari

Mi lengua se sostiene en latinismos, se enreda en arabismos y de anglicismos bebe sedienta en los ríos que surcan las planicies, los valles y montañas de la América septentrional. Fué del más violento de los vórtices lingüísticos que mi lengua surgió pausada, altiva y de palabras largas, de gramática rigurosa, metáforas que saben a rosa y poesía excepcional.

Sus acentos; se bifurcan y se mezclan inconscientes y lentos se enriquecen de dialectos y regionalismos. No sabe de muros ni océanos ni distancias, cruza a paso firme las fronteras, se confunden las banderas y al final, se sostiene de un tronco milenario que no conoce el límite del cielo que lo cubre, por que la tierra que lo rodea es fértil y los vientos que lo mecen un abrazo gentil.

Mi lengua es nativa de la historia y de los imperios, de la suerte de una Europa convulsionada entre guerras dinásticas, intrigas papales y ecos protestantes. Atrapada entre los vientos de la modernidad renacentista con reminiscencias bizantinas y el ocaso de un invierno medieval. Así, el ultimo suspiro del siglo XV selló triunfal el destino ineluctable de una Europa global, y Antonio de Nebrija hacia lo propio otorgandole al Castellano la primera de sus sólidas columnas; “La gramática Castellana” (Grammatica Antonii Nebrissensis). Legitimando así la hegemonía de la lengua castellana sobre los reinos de la península ibérica. 

Rómulo bebió de Luperca el dulce néctar de la vida como la hispanidad bebe de sus hablantes su fuerza vital. Nuestra lengua nace del latín vulgar como la mas hambrienta de sus vástagos y por consecuencia; la más extendida de las lenguas romances, cuyos orígenes indoeuropeos son la raíz primera de nuestra visión occidental. El resto, pertenece ya a la memoria colectiva de la historia.

220px-Grammatica_Nebrissensis

El termino Hispanidad es en sí mismo plural y complejo, su origen lingüístico provisto – a fuerza de batalla – de connotaciones étnicas, geográficas y culturales vislumbra un futuro expansivo y del más largo alcance. Más allá de las centenarias páginas de la Real Academia de la Lengua Española, la hispanidad fluye vívida desde las fauces del Niágara hasta el río de la Plata, de lo alto del castillo de Chapultepec a las galerías del museo del Prado, de las islas Filipinas a la Guinea Ecuatorial. En ambos hemisferios y en todas direcciones, nuestra lengua se enraíza y entrelaza en la propia identidad de quienes la hablamos, somos el resultado de más de mil años de efervescencia cultural, la amalgama perfecta de civilizaciones, lenguas y dialectos, cosmogonías, arte y literatura universal.

He ahí la importancia de establecer un mayor vínculo con nuestro idioma, de entender su origen, desde su impulso primigenio de comunicación hasta la vastedad de un legado que se transforma día con día y de aceptar como herencia el firme compromiso de compartirla y no reducirla a un simple concepto individual. No existe la “identidad hispana” como tal, existen las múltiples identidades hispanas; todas diferentes, todas ricas, complejas y diversas y son nuestras voces las que las enriquecen, nuestros pies el dulce fruto que las expanden.

Por lo tanto:

“Que nuestra lengua fluya poderosa a través del trueno de nuestras gargantas, que nuestra voz se escuche en palabras mas allá del límite de nuestros ecos y del seno de cada identidad germine gloriosa… la nueva hispanidad”.

tmp655675498994597889

Identidad Mexicana…

5f9557fba89b68264ce0203c73d300d2

La mexicanidad se construye a partir de la enorme cultura que nos precede, que nos respalda y nos cobija. Se transforma a partir del arte que brota de nuestras manos para convertirse en bordado, en aroma de incienso, en sabor a chocolate, en tortilla, en música de guitarra, de marimba, en voz de tenor, en los colores de nuestras casas, de nuestros cuadros, en madera tallada, en mística talavera, en poesía descontrolada, en novela histórica, en leyendas de lloronas, naguales y aluxes. La mexicanidad evoluciona a partir de nuestra cosmovisión ancestral para mezclarse con nuestra europea religiosidad, se enraiza como árbol del tule en nuestras venas y se expande cual migrante por el mundo en forma de mole, para encantar con su sabor a los hambrientos de pasión y arte.

Somos, los Mexicanos del mundo…

El resultado de la historia contada en lenguas indígenas pero escrita en letras castellanas, de la fusión violenta a sangre y fuego de los reinos divinos con sus divinos monarcas, somos hijos de la conquista, la independencia, la revolución, la amalgama inefable y mística de tradiciones, etnias, lenguas y costumbres, somos folclor, gastronomía, la danza milenaria del venado, mestizaje ancestral, festejos de vida y muerte.

No podemos olvidar la raíz que nos ata a nuestra tierra, ni la batalla constante en la búsqueda perpetua de igualdad, la que nunca hemos tenido pero nos impulsa a acariciarla, somos el sueño imparable de libertad, un grito ahogado de justicia, que a pie de lucha, nos vuelve guerreros. Somos la mexicanidad encarnada en tiempos de globalización, el presente inmediato de una nación lastimada y herida en su propia identidad, dignifiquemos hoy mas que nunca lo que representamos, lo que fuimos, lo que buscamos ser y construyamos piedra a piedra sobre la base de nuestra cultura universal… el México del futuro.

Continue reading “Identidad Mexicana…”