A mi niño…

Un feliz Día del Niño a todos. 

Si tu supieras todo lo que la vida te depara en el mañana, mi querido niño, te pondrías triste. Por que no existen las aventuras por el mundo como las imaginaste, ni todas esas riquezas que ambicionaste o la tan ansiada fama con la que ahora sueñas justo antes de dormir ¿Cómo explicarte que la felicidad ¡ha, mi pequeño! se aprecia tan diferente desde aquí, éste rincón extraño llamado futuro? Pero no te pongas triste, por que a cambio —tienes que saber y espero pongas atención— el futuro resulta en si mismo como las fantasías de tus cuentos a los que aludes inverosímiles significados, o como esos poemas que relees neciamente aunque aun no del todo los entiendas. El futuro si te sorprenderá, mucho, pero de forma inesperada. Otras serán tus aventuras y de otros valores tus riquezas. Gozarás una felicidad que, no sé si sea mejor de la que imaginamos, pero será real.

Ya no te preocupes tanto —he aquí un secreto— y disfruta de ser quien eres; no te de miedo ver dentro de ti, de esa cabeza que todo lo piensa en preguntas, la mayoría sin respuesta; constrúyete fuerte —como tus dinosaurios— para ese futuro especial que te aguarda, que no será fácil pero si completamente tuyo.

Ya no busques más donde no encontrarás nada, mi niño y busca donde sabes que se esconde tu sonrisa. 

dc98483094dc8016bd731cb9985ddcdc